Inicio Contáctanos Universidad de la Sabana
 
 
 
 
  Noticias  
 
   
“El amor por un equipo puede pagarse con sangre”
  Por: Yeimy Gordillo
  [2012-05-17]
  Calificación
  Califica esta noticia

 

El problema de las barras bravas no solo se vive en los estadios sino que se extiende a otros lugares de la ciudad de Bogotá. Tras los múltiples enfrentamientos como en el que resultó muerto un hincha de Millonarios, el Gobierno nacional, puso en marcha la Ley 1445 de 2011 que busca dar fin a los crímenes que resultan de las peleas entre las llamadas barras bravas.

 

El artículo 15 de la Ley deja claro que cualquier incitación a la agresión física o verbal sobre otra persona, o daños a infraestructura deportiva, pública, dentro de un espectáculo deportivo, estadio, cancha, tribuna, será sancionado por un periodo entre un año o cinco años dependiendo el daño o la agresión.

Pese a esta propuesta, a pocas cuadras del Estadio El Campín de la capital, se presentan las peleas más bravas entre hinchas de los equipos Millonarios y Santafé.  Estos enfrentamientos se están convirtiendo en una pugna entre barrios. Localidades como Kennedy, Fontibón y  Bosa le agregan a sus problemas de inseguridad, ahora se organizan y actúan como pandillas.

Los hinchas rojos en el estadio

La contraposición se ve cuando esta misma hinchada está dentro del estadio, viviendo el partido. Se siente el amor por el fútbol y la pasión por un grupo, condenan a una persona a ser súbdito de un color, una camiseta, un canto y una constante pelea para defender su equipo a toda costa, “sin importar que ese precio haya que pagarlo con sangre”, así como lo mencionó Juan Pablo Cifuentes Barrista de Santafé.

Juan Pablo, barrista (como se les suele llamar a las personas que apoyan a un equipo), reconoció que son muchos los problemas que cargan al tener un corazón barrista y al ser pertenecientes de una barra brava. Pertenece al “parche Garzolaya” de la barra brava la guardia del birroja sur que es reconocido por su violencia, por continuas peleas y robos a la población.

En los estadios antes de ingresar más de 3.000 hinchas corean  y baten banderas de los colores de su equipo, sus gritos hacen vibrar las afueras del Campín, listos para ingresar preparan sus largos trapos y sus caletas para  que su equipo del alma por el cual han venido hasta el estadio, gane o de lo contrario estar preparados para armar el tropel. Así como lo afirma uno de los barristas de Santafé que prefiere guardar su identidad.

Esa justicia de suspender, multar y arrestar a quienes infringen la ley en los estadios no ha sido suficiente.  La violencia en el fútbol, es un fenómeno social que afecta a toda la sociedad. Las barras bravas, se han relacionado con el alcohol y las drogas, lo que le permite al barrista llegar más alegre al partido y gritar con más euforia sus cantos, este fenómeno es entre muchos el causante de los enfrentamientos que se viven dentro y fuera del estadio.

Por esto el General Roberto León, director de Seguridad ciudadana,  asegura que las reglas en los estadios continúan, no se puede ingresar bajo sustancias psicoactivas, bajo el grado de licores, con armas cortopunzantes, entre otras.

Aunque sean arduas las requisas que se realizan antes de entrar al estadio esto no es impedimento para que terminen filtrándose, armas corto punzante, de gran y corto tamaño, vidrios y una que otra droga que  combinada con la emoción del partido causan grandes accidentes, así como Juan Pablo lo reconoce, “violar estas normas de seguridad no es imposible”.

Esa agresividad, violencia y vandalismo que los caracteriza, se fundamenta en su situación social. Aunque la fuerza pública los juzgue sin preocuparse por saber el por qué de sus acciones, hay quienes aún se preocupan por conocer a fondo la problemática de jóvenes como estos, el padre Alirio López, director de la iniciativa “Goles en Paz”, que lucha contra la violencia en el futbol colombiano, es una de las personas que analiza la situación de estos barristas, el admite el problema en los barrios, y por eso dice que es necesario reforzar el trabajo pedagógico y los pactos de convivencia, educación y productividad.

En nuestro país, las barras bravas son conformadas muchas veces por jóvenes que actúan sin una ideología, el llegar hasta la muerte por su equipo es la idea, tatuajes, cicatrices y ropa deportiva, los hace identificar como barristas, sin razonar en la verdadera intención de alentar a su equipo.

 
     
  Regresar  
 
 

 

 
 
 
  Campus Universitario del Puente del Común, Km. 7, Autopista Norte de Bogotá
Call Center: 861 5555 / 861 6666. Ext. 1921, 1922, 1952 Fax: 8615555 Ext. 1928
uradio@unisabana.edu.co
Chía, Cundinamarca, Colombia
© Todos los derechos reservados 2009