Inicio Contáctanos Universidad de la Sabana
 
 
 
 
  Noticias  
 
   
El 'gordo' Benjumena, más de ciencuenta años de trayectoria artística
  Por: Ernesto Rojas
  [2010-05-28]
  Calificación
  Califica esta noticia

 

Después de levantarse a las cuatro de la mañana a iniciar su trabajo artístico, Carlos Benjumea se sienta en frente de su computador y empieza el mundo de sus ideas a quedar escrito. A pesar de los problemas de salud, el artista sigue trabajando a diario.

Actualmente trabaja en una comedia, un seriado de 53 capítulos que compró RCN; tres películas, una comedia sobre los siete pecados capitales. A pesar  de su edad y sus problemas de salud, Carlos  El “Gordo” Benjumea,  es un hombre digno de admirar. “Hay que vivir activos todo el tiempo, las nuevas generaciones de artistas necesitan de preparación, hay mucho talento que requiere escuela, hay que llevar una vida sana, cuidarse  de los excesos, no beber no fumar y seguir siempre una ruta que nos lleve a ser lo que en realidad queremos ser en nuestras vidas”.

Recordando 50 años de trabajo

Siendo miembro de una familia  humilde y marcado por una timidez llevada al extremo, ingresa a la primera escuela Distrital  de teatro donde tuvo la fortuna de encontrarse con  Don Victor Mallarino, Profesor Español y director de teatro, quien descubre su talento por la actuación.

Al pisar el escenario la ya mencionada timidez deja surgir  un actor  con grandes aptitudes que marcan una gran versatilidad en el campo de la actuación. Desde el inicio bajo la dirección de Mallarino,  trabaja con un elenco de primerísima calidad como lo son sus compañeros de pupitre: Luis Fernando Orozco, Delfina Guido, Eduardo Vidal, El Chato La Torre y muchos nombres más que se escapan a la memoria. Al querer actuar y sin ningún conocimiento, Mallarino les inculcaba el método lorquiano que parte del amor por la actuación.
 
Gracias a su mentor se le abrieron otras puertas de estudio donde compartió con los hermanos Manssur, participó  en la Alianza por el progreso, estuvo en talleres con Marcel Marceau, gran mimo francés y  con  Helen Heiss. “No se si Mallarino tenía esta puerta abierta para mí, pero si no fué así, yo  me le colé” dijo Benjumea.

A lo largo de su trayectoria artística se destacó con personajes tanto en Cine, Teatro y Televisión: En la década de los 70 al filmar  la Película “Esposos En Vacaciones”, la cual gustó al publico, económicamente rindió y estaba la Colombian Conexión;  surge de  su autoría  “El Taxista Millonario”, el cual Gustavo Nieto Roa toma la idea original y le da un final a la historia  para tratar de entrar al mercado hispano-hablante mexicano y  de Estados Unidos, presentándose  divergencias por la música, pues se toman las rancheras como temas musicales. Con el personaje del “Taxista” se manifiesta tímido, sencillo y honesto, tipo de personajes a nivel humorístico  que  siempre le gustó interpretar.

Al inicio de los años ochenta se vincula en un proyecto  sin  ningún éxito; donde  él, representa un investigador privado llamado Napoleón. Debido al poco éxito del proyecto, le proponen retomarlo  para rechazar  problemas de edición  de la película, a lo cual él se niega rotundamente.

Se involucra en otro proyecto  donde  el personaje a representar  es un  reconocido esmeraldero, Pedro Elías Delgadillo, Cabeza del mundo esmeraldero en ese momento. Con un total desconocimiento  de este ámbito,  lo estudia profundamente  para conocerlo y comprender un de las tantas guerras fraticidas  Colombianas. Viaja a territorio esmeraldero totalmente ajeno he inimaginable para el y nace “Enrique Castañeda”, un ser totalmente ajeno a su naturaleza pacífica, sin embargo logra interpretarlo de una manera divertida, para así poderlo representar amenamente. En síntesis logra lo mejor de su actuación dándole fuerza a la exitosa novela “Fuego Verde” llegando al mayor raiting  en Latinoamérica.

 El “Gordo” Benjumea  conoce a Fernando Gaitán, libretista hábil en destacar el personaje pensando en el  actor  que  lo  va a representar, siendo así, Gaitán le propone a Carlos el papel de  Don Ismael Dueñas, hombre tímido y callado, balanza y equilibrio de justicia en el equipo de trabajo de la exitosa novela “Hasta que la plata nos separe”. "El haber trabajado con mi  Padre y mi  esposa Catherine Vélez,  nos  mostró la distancia existente entre cada personaje y las personas reales” dice su hijo Ernesto Benjumea. Carlos adora a Ernesto pero el personaje de Marino era detestable, logrando dislocar esos sentimientos,  pero  en el desarrollo de la obra comparando a Moliere  “todos los días aprendemos más”.

Participó activamente en la realización de unos talleres de actuación en “Protagonistas de novela” donde no estuvo muy a gusto. Un actor no se forma en 15 días, entonces su trabajo se redujo a ser un show que divirtiese, donde no existía una clase magistral o cátedra y  los resultados finales no eran los que se esperaban, obtener  actores o actrices de formación.

Durante su trayectoria artística ha sido galardonado varias veces, pero para él, su mayor  tesoro son sus hijos y en especial sus nietos, sin embargo  ama su trabajo, lo ve como su amante, como todo su ser y razón de su existencia. Así como le dedica tiempo a  la actuación,  también tuvo proyectos paralelos  en el campo empresarial como lo fueron “Coestrellas” y la “Casa de Gordo”. Al crear su empresa trata de compensar económicamente los espacios de tiempos sin trabajar ya que la mayoría de los actores trabaja en freelance, necesitando otras fuentes de ingresos. “La Casa del Gordo” a sido su ancla, su  polo a tierra, donde él puede escribir, ser “YO”, el poder hacer lo que quiere. “Coestrellas” ya era un negocio de televisión donde trabajó con una serie de gente no muy agradables, pero necesarias para la realización de  lo que él quería.

Las artes como la música, la pintura, la actuación, son ingratas, en ellas se sabe como puede llegar el  olvido; pero también hay artistas que trascienden como Molier, Marcel Marceau, Marcelo Mastroianni; personas que se destacaron en su trabajo del día a día como Charles Chaplin y como   no  olvidar a un Mario Moreno “Cantinflas”; pero para los que no transcendemos, dice el “Gordo”, se busca trascender con ahínco el poderío y hacer de esto una lucha, pero es algo muy complejo; por eso la vejez del actor está llena de recuerdos y amarguras de sus  éxitos y  fracasos.

Una de sus metas era ingresar al  mundo político para crear el  Fondo nacional del Artista, el  cual  pretendía  ayudar al artista en lo referente a su pensión, salud y otras beneficios; fondo  que no se pudo lograr  ya que la política no es muy clara y si se habla de ella, sería  en términos corruptibles; es decir  el futuro del artista es incierto he impredecible.

“Fuimos Amantes en el Arte”, así se refiere a su entrañable  amiga la ya  fallecida Fanny Mickey. Por esas cosas extrañas de la vida,  Carlos y Fanny, se conocieron en Cali recién llegada ella de la Argentina pues el “Gordo” se encontraba realizando un espectáculo en dicha ciudad. Una mujer muy  linda, amante como él de su trabajo, es decir se conocieron de toda la vida. Fundaron juntos el Teatro Popular de Bogotá, iniciaron los Cafés Concert; ambos odiaban la televisión pero les gustaba vivir de ella, nos les gustaba la radio pero sabían que era un factor básico de comunicación, tampoco el periodismo de farándula pero vivían de eso.  Había una comunión entre los dos y una gran distancia pues miraban las cosas de una manera diferente, pero siempre estuvieron unidos. Cuando  Fanny se enferma en Cali,  él curiosamente se encontraba allí trabajando, lo que   indica   esa unión  de  amistad  desde su arribo a Colombia;  le dolió profundamente su muerte, aunque sabia que estaba muy próxima, pues hace  ocho años estaba enferma de lo mismo y se jactaba de su fortaleza.

Otra nota  de alegría y tristeza   fue su amistad con Franky Linero. Con él iniciaron, bajo la  dirección de Prospero Morales Pradilla, a fundar  escuelas de actuación; Franky trabajaba con un grupo universitarios de la Javeriana  y ambos hacen Cine, Café Concert, teatro y televisión; separándose por mucho tiempo hasta la ya definitiva, cuando Franky muere en Boyacá.

Hoy se siente viejo, a pesar de ser la vejez, algo tan duro y tan real, quiere volver hacer cosas que dejó pendientes en su vida. “Le llevo  todos sus caprichos, quiero que sus últimos días sean felices y útiles, siempre estaré al lado de él en las buenas y en las malas”, dice su esposa Liz Yamayusa.

 
     
  Regresar  
 
 

 

 
 
 
  Campus Universitario del Puente del Común, Km. 7, Autopista Norte de Bogotá
Call Center: 861 5555 / 861 6666. Ext. 1921, 1922, 1952 Fax: 8615555 Ext. 1928
uradio@unisabana.edu.co
Chía, Cundinamarca, Colombia
Todos los derechos reservados 2009